Últimos temas
» Luminiom Indocare [Élite]
Jue Ago 08, 2013 4:29 pm por Invitado

» Seed of the Gods {Afiliación Elite}
Mar Mar 12, 2013 6:34 pm por Invitado

» Deadly Nightmares RPG | Recién Abierto ✘ Normal
Sáb Feb 16, 2013 10:26 pm por Invitado

» Once Upon a Time-Erase una vez -Ya estaís afiliados(simple)
Miér Ene 30, 2013 9:50 am por Invitado

» 50 Shades Of Grey-afiliación basica-
Lun Ene 28, 2013 12:33 pm por Invitado

» Skipping Stone {Afiliación Élite} - [CAMBIO DE BOTÓN]
Jue Ene 17, 2013 5:25 am por Invitado

» Afiliación Elite; Assassination Academy 'Re-apertura'
Lun Ene 07, 2013 2:09 am por Invitado

» Aresto Momentum [Élite o Hermanos]
Lun Dic 31, 2012 2:46 pm por Invitado

» Sombrero Seleccionador
Dom Dic 23, 2012 2:47 pm por Astaroth C. Gaunt


{Para realizar afiliaciones hermanas leer atentamente las normas}

The Hole Photobucket Guardianes Brigantia Inferio RPG Homenun Revelio EL SECRETO DE LA ROSA Fruit of the poisonous tree Live Your Dream Photobucket Photobucket La boca del infierno
0010
0010
0014
0006

This is our sweet blasphemy. | Ethan P. Merck

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

This is our sweet blasphemy. | Ethan P. Merck

Mensaje por Zöe N. Skårgestad el Dom Dic 02, 2012 2:28 pm



Keep calm. Be interesting
08:40 AM • Invernaderos • Amaneciendo • Ethan P. Merck

Sábado, un aburrido sábado por la mañana sin saber qué hacer. Me mordí el labio inferior mientras me ponía de pie quitándome las vestimentas del pijama para ir vistiéndome con ropa de calle, algo informal. Unos vaqueros y una camiseta normal irían bien, o al menos eso creía yo.
Mientras me vestía iba pensando en que por ejemplo a Víktor, el profesor de DCAO lo había visto poco esta semana y era una lástima, me gustaba mucho charlar con él.
Por otro lado había conocido a un chico que se llamaba Ethan, aunque habíamos cruzado muy pocas palabras, pero aún así me caía bien y era raro viniendo de un Slytherin. También conocí a un chico que se llama Aiden, pero ese es...En fin. Raro, demasiado raro. Negué con la cabeza mientras recordaba la semana tan ajetreada que había tenido en términos generales, con la profesora Eüreka, con el Quidditch...Sólo de pensarlo ya me estaba estresando demasiado.

Cogí con rapidez el diario junto con la pluma para salir de allí lo más rápido posible, bajando hacia el Gran Comedor dónde comí y bebí algo lo suficientemente ligero y rápido. Por las mañanas no tenía demasiada hambre, a decir verdad. Después de aquello salí del Gran Comedor y fui abriendo el diario. Después de aquello rebusqué en los bolsillos por si tenía a mano mi varita y sonreí, satisfecha al encontrarla. Volví a depositar mi mirada en el diario y caminé con él mientras leía algunas páginas en las cuales ya había escrito, acercándome hasta el portón grande de Hogwarts y saliendo del castillo.

Con extraña rapidez y ansías llegué hasta el invernadero, pero sin entrar en su interior pues no tenía intención de repasar nada que tuviera que ver con Herbología. Me apalanqué en una esquina, apoyando bien mi espalda sobre el césped mientras tumbaba el diario sobre mí y acababa de leer las páginas que ya había escrito para, luego comenzar con otras. Me puse boca abajo para poder escribir cómodamente y sonreí ampliamente sin dejar de pensar en mis cosas, aunque desvié la atención del diario un momento tras ver como una sombra tapaba un poco la luz, eclipsándome, por así decirlo.


avatar
Zöe N. Skårgestad
Alumno 5º año Gryffindor
Alumno 5º año Gryffindor

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 29/11/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is our sweet blasphemy. | Ethan P. Merck

Mensaje por Ethan P. Merck el Dom Dic 02, 2012 7:12 pm



This is our sweet blasphemy
08:40 Hrs • Invernaderos • Fresco • Zöe N. Skårgestad

Sus ojos se abrieron mucho antes de lo que cualquier otro de sus compañeros de habitación. Si bien era sábado, el estrés de la semana aún se hacía notar en su cuerpo, provocando que una especie de extraño peso pareciera caer sobre sus hombros, hundiéndole en la cama con dosel que le correspondía en la habitación de las serpientes.

Aún adormilado se levantó para darse una rápida ducha con el fin de despertar de una buena vez. La idea de comenzar a preparar una vez más poción para dormir se había colado en su mente en el mismísimo instante en que el agua fría cayó sobre su cabeza. Y una vez Ethan quería algo, lo conseguía por lo que no le importaba la hora, ni absolutamente nada que se pudiera cruzar por su camino una vez cruzara las grandes puertas de Hogwarts para dirigirse al invernadero.

Como siempre, su vestimenta era bastante sobria, solo que en esta ocasión no utilizaba el uniforme escolar, si no más bien algo más simple y cómodo para realizar las actividades que tenía en mente. Sin siquiera corroborar su apariencia al pasar por uno de los espejos de la sala común salió de las mazmorras en dirección al gran comedor con el cabello revuelto en todas direcciones y completamente desanimado por la falta de sueño.

Una vez alcanza el lugar se irgue e intentando no llamar la atención de los pocos alumnos que allí se encuentran, coge un par de tostadas, un vaso de zumo de calabaza y una manzana. Luego de devorar su comida sin prestarle atención a los demás se incorpora, saliendo del gran comedor justo en el momento en que su tan afamada prometida decide tener acto de presencia. Y no solo eso, si no que, con una sonrisa en el rostro se acerca a él para besar su mejilla cariñosamente mientras acaricia uno de sus brazos. — Debo irme, que tengas un buen día — No le gustaba tratarla, no le gustaba que le tocase, ni siquiera que le dirigiera la palabra. Casi se podría decir que detestaba a la Ravenclaw con toda su alma y aún no podía descifrar el porqué.

Aquello no hizo más que arruinar más su mañana, por lo que sin esperar más salió rápidamente del castillo en dirección a su destino. Conoce el camino de memoria, había estado ya cientos de veces allí en los seis años de enseñanza mágica, así que sin mirar a su alrededor saca su varita, musitando el tan conocido hechizo para abrir la puerta de éste. Una vez la cerradura hace click, empuja la puerta y sin pensarlo se adentra en el oscuro lugar.


avatar
Ethan P. Merck
Alumno 6º año Slytherin
Alumno 6º año Slytherin

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 01/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is our sweet blasphemy. | Ethan P. Merck

Mensaje por Zöe N. Skårgestad el Dom Dic 02, 2012 7:29 pm



Keep calm. Be interesting
08:40 AM • Invernaderos • Amaneciendo • Ethan P. Merck

Andaba alguien por ahí. Acababa de oír como conjuraban Alohomora, algo que todos sabíamos conjurar para abrir las puertas o cerraduras. O encontrar, en todo caso, pasadizos secretos de Hogwarts.
No le hice mucho caso tampoco, pues no tenía mucha pinta de ser un profesor. Estaba segura. Además, aunque lo fuera. ¿Qué me podrían decir? ¿Señorita Novotny vaya a su sala común?. Por favor, que no estamos en horario escolar y tampoco tenemos clases, así que no, no podían decirme nada. Algo que agradecía. Aún así me levanté de donde estaba y fui, con mi diario, a mirar a la persona que había entrado. La curiosidad me estaba matando.

Suspiré con alivio y también sonreí, no esperaba encontrarme a Ethan en el Invernadero. Podría preguntarle, ahora que estábamos a solas, sobre cómo era capaz de decir ciertas cosas de alguien con sólo cruzar un par de palabras. Me llamaba muchísimo la atención ese chico y por un momento olvidaba totalmente que fuera un Slytherin. Salí de mi escondrijo y con tranquilidad, sin hacer mucho ruido tampoco pero no menos del justo y necesario me acerqué a él, con una sonrisa permanente y alegre en mi rostro, tocándole el hombro a modo de saludo.

— ¡Hola Ethan! No esperaba verte aquí. En realidad, no esperaba verte, ni a ti ni a nadie. Al parecer me has copiado el escondite. —. Intenté bromear de alguna manera mientras me encogía de hombros, alzando la vista al cielo viendo como el sol comenzaba a salir y como, a su vez, hacía un poco de frío. Me cogí las mangas de la camiseta y las acerqué un poco más a mis manos, encogiéndome también porque se había vuelto algo de aire. — Bueno, no sé si te estoy molestando ahora mismo o qué pero si es así puedes decírmelo, al igual si, necesitas compañía o algo, también. —. De nuevo, me encogí de hombros presionando mis labios entre sí y me di la vuelta, haciendo el amago de irme moviéndome tan solo un par de pasos para volver a mi sitio pues no sabía lo que el chico diría pero, si me necesitaba podría pegar un grito con mi nombre y punto. Además que por amabilidad y por ver que estaba algo decaído decidí decirle eso, aún sin saber cómo reaccionaría o si fue demasiado atrevido.

avatar
Zöe N. Skårgestad
Alumno 5º año Gryffindor
Alumno 5º año Gryffindor

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 29/11/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is our sweet blasphemy. | Ethan P. Merck

Mensaje por Ethan P. Merck el Dom Dic 02, 2012 8:55 pm



This is our sweet blasphemy
08:40 Hrs • Invernaderos • Fresco • Zöe N. Skårgestad

El lugar estaba oscuro y los rayos del sol apenas se colaban por las ventanas sucias, llenas de tierra y polvo proveniente de las macetas. Ethan entrecierra los ojos y avanza por la especie de pasillo entre las largas mesas de la derecha, esquivando una que otra cosa. Una vez llega a las estanterías del final, abre la vieja puerta y comienza a escudriñar con la mirada los diferentes ingredientes que hay para pociones de todo tipo, todo lo que te puedas imaginar se encuentra en ese pequeño armario, menos lo que él anda buscando.

Un suspiro cansino se escapa de sus labios y lleva una de sus manos hasta su cabello para revolverlo; un claro signo de que la frustración comienza a apoderarse de él. Así se queda, mirando hacia la nada hasta que siente una mano posarse en su hombro, lo que provoca que gire de inmediato hacia su acompañante, con la varita en alto, listo para enfrentar a quién sea que le sacara de su ensimismamiento.

Hey, no deberías hacer eso. Cualquiera podría haber lanzado un hechizo sin siquiera pensarlo. — de haber estado más alerta él mismo lo habría hecho, después de todo no acostumbra a que la gente le aborde de esa forma tan repentina.

Se toma un par de segundos para reconocerle. Su cabello castaño es inconfundible, al igual que sus ojos y… sus labios. Ethan sacude la cabeza y se enfoca en sus palabras, pues la chica ha comenzado a hablar antes de darle oportunidad de procesar todo lo que ocurre a su alrededor.

Hola, umm ¿Zöe? — usualmente no se molesta en recordar el nombre de los magos o brujas que no son de su casa o que no tienen cierta relevancia para él, mucho menos lo hace con sangresucias o cualquier otro similar. Es por eso que pregunta, no quiere equivocarse y llamarle por el nombre de alguien más. — Buen lugar para esconderse eh. — admite, mirando a su alrededor. Si bien no había llegado hasta allí por esa razón, le parece una muy buena idea utilizarlo con esos fines en un futuro. — No he venido a eso precisamente pero ahora que lo mencionas, te robaré el escondite. No te asombres si me ves por aquí más seguido. — le advierte, mientras sus labios se curvan en una pequeña sonrisa.

Inevitablemente rueda los ojos, algo divertido por sus palabras. — No molestas. — menciona con sinceridad. La única persona que le molesta verdaderamente es cierta Ravenclaw en la que no tiene ganas de pensar. — A mi me da la impresión de la que necesita algo eres tu, o no te habrías acercado. ¿Me equivoco?. — Alza las cejas, mirándole fijamente en espera de su respuesta.


avatar
Ethan P. Merck
Alumno 6º año Slytherin
Alumno 6º año Slytherin

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 01/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is our sweet blasphemy. | Ethan P. Merck

Mensaje por Zöe N. Skårgestad el Dom Dic 02, 2012 9:32 pm



Keep calm. Be interesting
08:40 AM • Invernaderos • Fresco • Ethan P. Merck


— Eh...Sí, bueno. Me llamo así, aunque también me llaman Zeta por si quieres elegir. —. De repente me había puesto seria. Vaya fiasco, pensaba que el chico era un poco más amigable aunque también era cierto que estaría a la defensiva por dos cosas: La primera, haber madrugado para vete tú a saber qué cosa, algo que no era de mi incumbencia y obviamente, no le preguntaría. La segunda: que yo le había asustado. — No es...Bueno, realmente no he buscado nada en concreto al venir aquí. Escuché a alguien entrar y quería saber quién era. La curiosidad siempre me mata y creo que algún día lo hará de verdad, pero hasta la fecha, disfrutaré de la vida que llevo. Te preguntaría a ti pero no es de mi incumbencia así que...—. Con toda la sinceridad del mundo, hablé, diciéndole lo que realmente pensaba. A lo tonto a lo tonto estaba relacionándome con un chico de Slytherin, alguien que la verdad no me caía mal y era extraño.

Tras aquel pequeño discurso me alejé un par de pasos para ponerme justo detrás suya y mirar por encima de su hombro, si es que podía, claro. Ethan era más alto y robusto que yo, pero alcanzaba a ver ingredientes para algunas pociones. Quizá antes de irme debería de coger algunas...¿Para la poción multijugos no habría algo? No, no lo creo...Igualmente podría mirar en el armario de Eüreka, pero no, me pillaría y bah, sería meterme en problemas. Pensé y concluí por mí misma. Era perder el tiempo por completo, así que no. Por una vez no sería tan arriesgada. Quería mantenerme a ralla de esa profesora y, cuanto menos me tuvieran que mirar por encima del hombro ella y los de su calaña, mejor.

Se empezó a pasear por el invernadero, un tanto aburrida y sin saber muy bien qué decirle. Una buena dosis de sinceridad estaba a punto de aparecer en 3, 2, 1...Ahora. Me giré hacia aquel chico mientras me mordía un poco el labio inferior, indecisa, en si hablar y decirle lo que pensaba, o no. Al final y quizá por puro capricho decidí que, sí, debía hablarle, aunque no fuera de algo importante o fuera simplemente del tiempo, resguardándose un poco de este tras haberse colocado la chaqueta que había colgado sobre mi brazo.

— Vale, Ethan, ya sé que es una mierda de conversación pero sinceramente no sé de que hablarte. Bueno, me gustaría preguntarte algo pero igual piensas que soy una pesada o lo que sea. Quizá lo pienses ya y todo pero en fin. Ahí va. ¿Cómo haces para saber cómo es alguien con sólo hablar una vez, cruzando muy pocas palabras? Desde que me dijiste aquello, pues tengo curiosidad. Ya te dije antes que la curiosidad siempre me vencía... —. Suspiré un tanto resignada. Había hablado rápido para que la vergüenza no se me notara demasiado pero parecía imposible quitármela, inclusive haciendo eso.


avatar
Zöe N. Skårgestad
Alumno 5º año Gryffindor
Alumno 5º año Gryffindor

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 29/11/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is our sweet blasphemy. | Ethan P. Merck

Mensaje por Ethan P. Merck el Miér Dic 05, 2012 1:02 am



This is our sweet blasphemy
08:40 Hrs • Invernaderos • Fresco • Zöe N. Skårgestad

Ethan asiente; sin embargo, en ningún momento desde que le ha oído pasa por su mente llamarle Zeta, cree que es bastante infantil. Nunca le han parecido interesantes los sobrenombres a menos que sea él mismo quién se los dé a alguien más, sobre todo si estos son despectivos o sacan a relucir algún defecto del receptor de este. Es inevitable que lo haga, la costumbre es algo difícil de cambiar, mucho más cuando sus aires de superioridad están por sobre todas las cosas, sean cuales sean estas. Su propia madre se impresionaría de cuánto ha crecido su ego en todos los años que lleva en Hogwarts; ya no queda nada en él de aquel niño que si bien, era orgulloso, no se dedicaba a menospreciar a sus símiles. Ethan está seguro que eso solo sucedía porque la única persona con la que compartió mayoritariamente mientras era educado en casa, fue su hermana. Y Camille no tenía ningún defecto. Es más, era ella quién podría haberse burlado de él en más de una oportunidad.

Si alguna vez pensó que él mismo, en ocasiones, hablaba bastante ahora sabe que está completamente equivocado con la conclusión. La castaña parece no detenerse siquiera para coger el aire suficiente que le permita terminar cada frase que escapa de su boca. De cierta forma admira esa habilidad y pone todo de su parte por seguir el hilo de sus palabras y no echarse a reír, burlándose porque para él habla demasiado. — ¿Me preguntarías qué? — aprovecha de inmediato su silencio para hacer la pregunta. — ¿Qué es lo que vine a hacer aquí? — Alza las cejas de manera interrogante.

No es asunto de la chica lo que Ethan vino a hacer o no al invernadero un sábado por la mañana cuando la mayoría de las personas que habitan en el castillo ni siquiera tienen intensiones de abrir los ojos todavía. Si otro fuera el día, o si se hubiese encontrado con más gente a su alrededor que solo Zöe, le habría espetado que no es de su incumbencia, que fuera a meter las narices a otro sitio, pero allí no había nadie más. Además de eso, no corre peligro alguno en confesar sus actividades matutinas. — No quiero que mueras de curiosidad… — tiene claro que si debe cargar con un muerto a sus espaldas debe ser uno real y por situaciones realmente importantes, no por simples metáforas. — … así que te lo diré, vine por ingredientes para una poción. — Perfectamente podría hacer unos de lo adquirido para la clase de la asignatura a principio de curso pero ¿Para qué ir a herbología y pasar horas en el invernadero si luego no podrás utilizar lo que tu mismo has plantado, cuidado y cosechado? Le parecía simplemente absurdo no hacerlo.

Cerrando la puerta del armario para alejar las miradas curiosas que la castaña le daba a lo que allí se encuentra, seguramente intentando descifrar qué clase de ingredientes necesita para así poder descubrir en qué piensa utilizarlos, Ethan voltea en su dirección y apoya su espalda completamente sobre la puerta de madera que ha cerrado tan solo un par de segundos atrás. — No me hables si no quieres, Zöe. Realmente no es necesario que te esfuerces en hacerlo. — Sabe que probablemente suena como el chico más insoportable que pisa el castillo pero así son las cosas, nadie le obliga a dirigirle la palabra.

Continúa ahora escuchándole con atención puesto que sus anteriores palabras han salido mientras ella aún continuaba hablando, interrumpiéndole sin mostrar una pizca de la educación que posee. Una vez sus palabras cesan, se aclara la garganta mientras planea una respuesta convincente. — No hay mucha ciencia en ello. — se encoge de hombros como si fuera la respuesta más obvia del mundo y restándole importancia a la situación en sí. — Soy bastante observador, demasiado dirían algunos. No es muy difícil ¿Sabes? Una vez te acostumbras a descifrar los gestos de las personas todo se hace mucho más repetitivo y simple, después de todo el mundo entero reacciona de la misma forma ante ciertos estímulos. — Aquello no era mentira, solo era una fracción de la verdad.


avatar
Ethan P. Merck
Alumno 6º año Slytherin
Alumno 6º año Slytherin

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 01/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is our sweet blasphemy. | Ethan P. Merck

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.